Marrakech genuino en un Riad

Viajar a Marrakech es adentrarse no solo en una rica cultura, sino también en una experiencia sensorial de colores, olores y sabores.

Aéreo i/v desde Barcelona, 3 noches de alojamiento en Riad de 4* con desayuno,  city tour de medio dia por la ciudad.

Precio por persona base doble: €280.-

amanjena

El corazón de Marrakech se encuentra en la plaza de Jamaa el Fna, el centro de la medina (ciudad fortificada). Allí podremos asistir a espectáculos callejeros tan peculiares como domadores de monos, acróbatas, músicos o encantadores de serpientes, pero también podremos encontrar antiguos oficios como escribas de cartas, contadores de cuentos y hasta dentistas callejeros. Y en medio de todo ello una multitud de puestos de especias, zumos de naranja, o tés de menta, donde todo comerciante se dirigirá a nosotros en un correcto español.

Imagen

Al atardecer, la plaza se transforma y deja paso a una variopinta oferta de artistas callejeros y puestos de comida en los que vale la pena degustar la gastronomía local. Pero para los que les apetezca asistir a este espectáculo con mayor  comodidad, en los flancos de la plaza se han establecido un buen número de terrazas de restaurantes y cafés de todas las categorías. Al estar hospedados en un Riad (casa tradicional de estilo mudéjar restaurada como alojamiento, con patios internos y piscina), se nos hará muy cómodo poder deambular por los zocos y volver una y otra vez a la plaza.

Imagen

Presidiendo la plaza de Jamaa el Fna se encuentra la Mezquita Koutoubia,  la más importante de Marrakech y una de las mayores del mundo islámico cuando finalizó su construcción en 1158. Destaca por su alto alminar de 69 metros (que recuerda a la Giralda sevillana, de la que fue inspiración) y por su color rosado de piedra de arenisca, típico de la ciudad. Su nombre, que significa “mezquita de los libros”, se debe a los numerosos puestos de libreros que la rodeaban en sus primeros tiempos así como a su importante biblioteca. Actualmente conserva solo parte de su ornamentación original, habiendo perdido sus pinturas y mosaicos.

Imagen

Entorno a esta plaza, encontramos el Zoco de Marrakech, un laberinto de callejuelas llenas de puestos y tenderetes que hay que visitar preferiblemente por las mañanas, donde encontraremos las características artesanías y un sinfín de productos, entre los que destacan las especias, los artículos de cuero y todo tipo de ropa. La experiencia de recorrer un zoco tiene sus códigos: el regateo es la forma habitual para adquirir un producto, y no es un desaire ofrecer hasta un tercio del precio que nos piden. Es parte de la experiencia del viaje, y de perdernos en las callejuelas de esa ciudad-mercado. Pero muchas veces, con el ofrecimiento de una ceremonia de té, nos encontraremos dentro de una tienda y presionados para adquirir la típica alfombra o una chaqueta de cuero: con ser claro y no demostrar interés en los productos (y menos preguntar su precio ni entrar en el regateo) la cosa no irá a mayores.

Imagen

Las Tumbas Saadíes, que datan de finales del XVI, son otra de las citas obligadas en nuestra visita a Marrakech. Así como tampoco podemos perdernos del palacio de la Bahia (de la Brillantez), que es una de las obras arquitectónicas más imponentes de Marrakech. En sus 8 hectáreas de extensión se ubican 150 habitaciones que dan a diversos patios y jardines. La parte más interesante del Palacio Bahía es el harén de las 4 esposas y las 24 concubinas de Abu Bou Ahmed.

Imagen

La visita a los jardines es de los paseos más agradables en Marrakech. Destacan los Jardines de Menara, quizás los más conocidos, creados en 1870 sobre un antiguo estanque almohade. Aquí podremos disfrutar de un gran estanque con miles de olivos que se riegan gracias a él, presidido por un edificio muy llamativo del que se dice que era el lugar de los encuentros amorosos de los sultanes. Pero de mayor belleza aún son los Jardines de Majorelle, creados en 1924 por Jacques Majorelle, pintor francés que los tenía como fuente de inspiración, pero en 1947 se abrieron al público en general y que fueron adquiridos por Yves Saint Laurent en 1980. En los jardines, además, se podrá visitar un pequeño museo de arte islámico.

Imagen

Anuncios

2 pensamientos en “Marrakech genuino en un Riad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s