Recorre la Toscana en 10 días

Circuito por la Toscana

Recorrer la Toscana nos lleva a disfrutar de paisajes que hemos visto en cientos de películas así como de ciudades exquisitas con una verdadera atmósfera renacentista.

Las enternecedoras escenas de la multipremiada La vida es bella, las imágenes oníricas de un paraíso en Gladiator, los paisajes sugestivos y evocadores de El paciente inglés y de Té con Mussolini o la sensualidad de las villas rurales en Bajo el sol de la Toscana, Retrato de una dama o en Belleza robada, de Bertolucci, son botón de muestra del idilio de los directores de cine con esta región tan seductora.

62 Volterra atardecer

Para disfrutarla proponemos un circuito que incluye sus principales ciudades, así como escapadas a pequeños pueblos que se encuentran en la campiña. Y si bien este circuito es posible de realizar con transporte ordinario, sugerimos el alquiler de un coche para poder disfrutar a nuestro aire cada uno de los rincones de este viaje de película.

El circuito comienza con el arribo a Florencia, en la que permaneceremos tres días alojados en un hotel 3* ubicado en el casco antiguo. Aquí comenzaremos a sumergirnos en el Renacimiento, visitando el Duomo, con su cúpula de más de 100 mts. diseñada por Brunelleschi (prodigio de la arquitectura en esa época), y su impresionante fachada realizada por Giotto, la Piazza della Signoría, el vecino Museo dei Uffizi (de los Médicis) con lo más sublime del Renacimiento: Miguel Ángel, Rafael, etc., el Palazzo Vecchio, su Museo dei Ragazzi con obras de Miguel Ángel o Giorgio Vasari, para terminar contemplando la puesta de sol desde el Ponte Vecchio, vestigio de los gremios medievales que sobrevivió a las guerras mundiales.

12 Florencia El Duomo I

El tercer día tomaremos un coche para dirigirnos a una villa rural (lo que ahora se conoce como agriturismo) en la región de Chianti (Val di Chiana), a sólo una hora de conducción, que será nuestra cabecera en pleno corazón de la Toscana. En estas villas no sólo disfrutaremos de bellos paisajes sino también de instalaciones confortables, piscina y la mejor comida regional. Dependiendo del número de huéspedes, es posible alquilar la villa completa, o por habitaciones. Desde aquí podremos recorrer a nuestro aire los paisajes de viñedos, encinas y castaños, adentrarnos en bodegas artesanales o incursionar en algunos de los deliciosos pueblos y villas toscanas.

21 Torrita di Siena Agriturismo

Nuestra próxima parada será Arezzo. La que hoy es centro de artesanado y orfebrería en oro, fue fundada por etruscos en el s.X a.C., rivalizando al paso de los siglos con Florencia hasta que fue anexada por ésta durante el apogeo de los Médici. De esa época podemos admirar su fortaleza, su Duomo, o el Museo Diocesano. Su plaza Mayor, remodelada por Vasari en 1400, nos ofrece hoy edificios de diferentes estilos arquitectónicos, y es el inicio de un recorrido para admirar la obra de Piero della Francesca.

27 Arezzo mercado de antiguedades

Entre los muchos pueblos encantadores del Val di Chiana no debemos perdernos la visita a Cortona, que conserva intacto su patrimonio artístico y arquitectónico en su Duomo, su palacio Señorial, la iglesia de San Francisco y su Museo Diocesano. también podemos detenernos en algunos de las iglesias medievales que surgen por doquier en el paisaje, tales como la de santa maría Assunta en Stia, la de san Pedro en Gropina, verdadera obra de arte del románico, o la bella abadía de Farnetta. Pero antes es posible hacer una pequeña parada el bucólico lago Trasimeno, poblado de patos salvajes que anidan entre nenúfares, situado entre suaves colinas de olivares y viñedos.

Trasimeno-tramonto

Ya en Moltepulciano podremos admirar la majestuosidad de sus murallas de origen etrusco, ampliadas en el renacimiento. Aquí, paseando por su viale Corso, encontraremos un sinnúmero de edificaciones renacentistas muy bien conservadas, que nos terminarán conduciendo a su monumental piazza Grande. Pocos kilómetros más adelante nos espera Pienza, una joya arquitectónica, capricho del Papa Pío II que en el s. XV invirtió una fortuna para hacer realidad la utopía renacentista de la “ciudad ideal”. Adentrándonos en ella desde sus porticones medievales tendremos la sensación de estar en un gigantesco plató con un delicado equilibrio de arquitectura gótica y renacentista.

58 Pienza claustro de San Francisco

Entre tanta visita a palacetes, obras de arte y pequeñas iglesias, es de rigor hacerse un momento para conocer alguna de tantas bodegas, como por ejemplo la Bodega Rieri, y degustar su afamado vino Nóbile. O bien comprarlo en alguna de las tradicionales bodeguitas de las ciudades que estamos visitando, junto a un poco de queso pecorino y prosciutto de cerdo negro. Entre otras exquisiteces regionales que podremos degustar en la mesa se encuentran los pici, (espaguettis de enormes dimensiones hechos a mano), la ribollita (una sopa a base de habas y col negra), los parpadelle con salsa de liebre, o un bistec a la fiorentina. También los aceites de oliva de la región son de extraordinaria calidad, así como sus vinos Chianti, Brunello de Montalcino, Vernaccia de San Gimignano, el ya mencionado Nóbile, o el dulcísimo Vin Santo.

28 Arezzo bodeguita

La ineludible visita a Siena nos llevará a sumergirnos en callejuelas con una encantadora atmósfera, que desembocarán en la bellamente conservada piazza dei Campo. Allí, junto al Palazzo Pubblico, construido en 1310, encontraremos la única de las casi 100 torres que ostentaba la ciudad: la del Mangia, a la que debemos ascender para visitar su campanario y disfrutar sus vistas. Su Duomo es un fiel reflejo de su opulento pasado. Construído en mármol blanco, rosa y negro, único ejemplo del gótico italiano, en su enorme interior se hallan las mayores obras de arte que alberga  una iglesia.

42 Siena Duomo detalle rosetón

En nuestro recorrido por la Toscana también deberíamos hacer un alto para visitar Volterra, donde además de unas sugestivas callejuelas renacentistas podremos adentrarnos en las catacumbas y las ruinas de los etruscos, los primeros pobladores de esta región ya en el s.VIII a.C. Si disponemos de un poco de tiempo, también deberíamos pasar por Monteriggioni, famosa por ser bastión defensivo en las guerras entre sieneses y florentinos. Aseguran que sus murallas inspiraron a Dante en Divina Comedia.

52 Monteriggioni Nocturno

Un poco más adelante llegaremos a San Gimignano. Declarada patrimonio de la Humanidad, es una ciudadela que en su momento fue poblada por verdaderos “rascacielos” medievales. Hoy sobreviven 14 de estas espléndidas torres. También pueden presumir de que su catedral es la que tiene más frescos, o de que elaboran uno de los mejores vinos blancos de Italia: Vernaccia di San Gimignano, el primer D.O.C. de Italia. 55 San Gimignano Torres

Lucca nos sorprenderá por su casi perfecta conservación, quizás debido a su gran muralla, de la primitiva ciudad diseñada por romanos en el s.II a.C. Pero también porque encontraremos en ella exquisitas muestras de arquitectura renacentista, gótica, barroca, neoclásica y hasta art noveau. Entrando por la puerta de Santa Anna, y recorriendo el corso Vitorio Emanuelle en dirección al palacio Ducal, no dejaremos de toparnos con palacetes y edificios que denotan la riqueza que ostentaba siglos ha esta ciudad, aunque también podemos encontrarlo recorriendo la vía Fillungo, o la vía Guinigi. La magnífica fachada del Duomo, así como la de la catedral de San Michele in Foro o el Duomo di San Martino le dan el toque de majestuosidad a la atmósfera medieval de esta ciudad. Y aquellos que están necesitando algo de vida nocturna en medio de tantos paisajes históricos y bucólicos, no duden en acerse a la glamorosa región de Versilia, donde los Alpes llegan al Mar de Liguria y se da cita lo más granado de la sociedad italiana.

78 Lucca Chiesa di San Michele

Nuestra última recomendación es visitar Pisa, donde nos encontraremos con el ícono de Italia: la Torre Inclinada. Pero además, en el verde prado que enmarca a la Piazza dei Miracoli también destacan la blanca estructura del Duomo y del Batipsterio, así como su magnífico cementerio monumental. Partiendo desde la Piazza dei Cavalieri, en su centro histórico, iremos al encuentro de palacios e iglesias renacentistas con fondos museísticos dignos de visita. Y si aún estamos deseando disfrutar algo verdaderamente relajante antes de retornar, no tenemos más que dirigirnos a San Giuliano, Oliveto, o Casciana y tomar sus afamados baños termales. Un digno broche para un viaje de película.

71 Pisa Duomo


Viaje de película por la Toscana.

Incluye:

  • 2 noches de hotel 3* en Florencia
  • 7 noches en villa rural
  • (Total 9 noches/10 días)
  • Alquiler de coche por 7 días.
  • Total €590.- (base cuádruple)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s